You are currently browsing the tag archive for the ‘Julián Apaza’ tag.

Bolivia

Volveré y seremos millones…!

Fortunato Esquivel



El 13 de noviembre de 1781, fue capturado Julián Apaza y sentenciado a muerte por su férrea oposición al imperio español que había despojado de sus tierras a los originarios y les había convertido en bestias de trabajo gratuito y a sus mujeres en amantes de curas y encomenderos.
Se dice que la ejecución se produjo el mismo día. Otros sostienen que se cumplió el 15 de noviembre. Al morir el caudillo dejó una profecía que parece cumplirse 228 años después, tal y como la propuso: ¡..Me matan..! pero volveré y seremos millones.
Julián Apaza, tomó el nombre de Tupac Amaru y el apellido de Tomás Katari, para convertirse en Tupac Katari, su nombre de guerra. Así encabezó una rebelión que puso en jaque a los abusivos chapetones, cuyos descendientes casi dividen Bolivia el pasado año.
El ajusticiamiento de Katari fue un verdadero show que pretendía enviar un mensaje a todos los indígenas sometidos para que no vuelvan a pensar en rebelarse. Fue un espectáculo de horrendas y despiadadas torturas ejecutadas ante los curas que consentían con rezos e inciensos.
Tras someterlo a torturas para que revele la identidad de sus inmediatos seguidores, los chapetones no lograron una sola delación del líder. Hoy los opresores, someten al mismo tratamiento a los que se oponen a seguir en condición de esclavos.
La única diferencia es que antes se llamaban por su nombre, torturas. Hoy las mismas prácticas tienen nombres artísticos como: medio alternativo de coerción, técnica intensiva de interrogatorios, tácticas de presión e intimidación, métodos de convencimiento.
Antes, los torturadores eran los encargados de la inquisición, hoy esos métodos son empleados por la CIA y otras organizaciones del nuevo imperio que igual que antes se encarga de someter a los pueblos del mundo entero.
Igual que entonces, hoy existen traidores salidos de entre los propios indígenas. En la época de Tupac Katari, hubo uno que entregó al líder y se llamaba Tomás Inkalipe. Hoy los traidores se llaman Román Loayza, Felipe Quispe, Víctor Hugo Cárdenas, Fernando Untoja, Alejo Véliz, Marcial Fabricano, Rufo Calle o Sabina Cuellar.
Le cortaron el cabello, para destruir el símbolo de la energía y la rebeldía. Le cortaron la lengua para acallar su voz y su mensaje de liberación. Le ataron pies y manos a cuatro caballos para descuartizarle.
El cuerpo despedazado de Tupac Katari, fue expuesto para “escarmiento” en diversos lugares. La cabeza en Killi Killi (La Paz), su brazo derecho en Ayo Ayo, el izquierdo en Achacachi, la pierna derecha en Chulumani y la izquierda en Caquiaviri.
Los restos de Tupac Katari y su esposa Bartolina Sisa, fueron convertidos en ceniza que esparcieron para que no quede ni memoria de su existencia. Pero sí, existe memoria. El próximo 6 de diciembre el nuevo Tupac Katari, volverá convertido en millones, acompañado de las nuevas “Bartolinas”.
La profecía era verdad. Tupac Katari está a punto de retornar convertido en los millones anunciados que votarán a favor de la reelección de Evo Morales, tanto en Bolivia como en países del exterior, donde los bolivianos se encuentran exiliados por el neoliberalismo salvaje y depredado

http://alainet.org/active/34497

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.