Bolivia

La Feria abrió, sus piernas!


Fortunato Esquivel



Lamentable Lapsus que le ocurrió, hace unos tres años, a una bella y conocida presentadora de noticias de la red más opositora al actual gobierno. Fue un día como éstos al iniciar las noticias. Mantenía una gran sonrisa y muy suelta de boca, anunció: “La Feria, abrió sus piernas”.

Según el diccionario, Lapsus significa, error inconsciente al hablar o actuar. Marcó un antes y un después en la carrera profesional de la relatora de noticias. ¿Pero, fue un Lapsus o una broma del que le dictaba el parlamento desde el sono? Sólo ella lo sabe, recuerda y lamenta estos días.

La Feria Exposición de Santa Cruz (Expocruz), es la oportunidad que los empresarios cruceños y el resto de Bolivia, esperan todos los años para mostrar su producción y ofertas al exterior. Al mismo tiempo, quienes concurren allí, tienen la ocasión de apreciar lo que se elabora en otros lares y se oferta a los consumidores bolivianos.

Hace un año, por estas fechas, la feria suspiraba de alivio al comprobar que no sería afectada por los graves acontecimientos provocados desde el 8 de septiembre cuando comenzaron las tomas de instituciones estatales en un intento fallido por derrocar al gobierno de Evo Morales.

Baleaduras, asaltos y quema de edificios se lamentaron en el mundo. La Unión Juvenil Cruceñista (UJC) lideró los salvajes acontecimientos y entre ellos, el mimado hijo de la presentadora de televisión. Tremendo y belicoso apaleador de kollas. Ante la cercanía de la Feria, la sagrada violencia de los jovencitos unionistas, cesó por orden del no menos violento Comité Cívico.

El odio racista no cesó y se prohibió la presencia del Presidente de la República, a quien tenían amenazado de convertir en churrasco como si se tratara de carne de llama. Este año, para no ser menos, también se lanzaron al desafío de no permitirle poner sus ojotas en el recinto ferial, reluciente de magníficas bellezas femeninas dispuestas a fundir en agua la boca de los varones.

Los “duros” comiteístas, se impusieron y obligaron a los organizadores de la feria anular del programa el acto de apertura, desnudando así la persistencia de la corriente separatista, discriminadora, racista y violenta. El presidente cívico amenazó renunciar, si se dejaba al presidente indígena llegar hasta “su” feria.

Se veían ridículas las actitudes discriminadoras y hitlerianas del líder cívico al exigir no se invite al presidente indígena. El criador de pollos, chanchos y ordeñador de cuatro vacas locas, rechazaba al pastor de llamas y trompetista de bellas morenadas y kullaguadas.

Nadie se desportilló

El presidente, decidió no ir a donde no le aprecian y todo pasó sin más controversia. El cívico mantuvo su silla, su dictadura y su cada vez más notoria soledad y el primer mandatario la dignidad que le corresponde. Pero quedó clara la persistencia del racismo, la discriminación y el separatismo. El cívico se mantiene en el trono, pero no manda, sino el que está detrás y ése es el que le antecedió.

Otros cruceños, rechazaron la vandálica actitud cívica. La cruceña Helena Argirakis interpretó la rearticulación de un bloque duro cívico-regional. El abogado Alejandro Colanzi, desnudó la existencia de peleas entre logias y para Betty Tejada, el Comité Cívico, ya es la casa de campaña de los opositores al gobierno.

El presidente indígena, no fue al acto de apertura de la más grande feria empresarial de Bolivia, pero sus organizadores, para nuevo enojo del dictador cívico, le reiteraron la invitación para asistir a la muestra internacional. Así que, su renuncia, parece estar muy cerca si es digno de responder a la esclavitud de sus propias amenazas.

http://alainet.org/active/33118

Anuncios