You are currently browsing the tag archive for the ‘Fortunato Esquivel’ tag.

Bolivia

Volveré y seremos millones…!

Fortunato Esquivel



El 13 de noviembre de 1781, fue capturado Julián Apaza y sentenciado a muerte por su férrea oposición al imperio español que había despojado de sus tierras a los originarios y les había convertido en bestias de trabajo gratuito y a sus mujeres en amantes de curas y encomenderos.
Se dice que la ejecución se produjo el mismo día. Otros sostienen que se cumplió el 15 de noviembre. Al morir el caudillo dejó una profecía que parece cumplirse 228 años después, tal y como la propuso: ¡..Me matan..! pero volveré y seremos millones.
Julián Apaza, tomó el nombre de Tupac Amaru y el apellido de Tomás Katari, para convertirse en Tupac Katari, su nombre de guerra. Así encabezó una rebelión que puso en jaque a los abusivos chapetones, cuyos descendientes casi dividen Bolivia el pasado año.
El ajusticiamiento de Katari fue un verdadero show que pretendía enviar un mensaje a todos los indígenas sometidos para que no vuelvan a pensar en rebelarse. Fue un espectáculo de horrendas y despiadadas torturas ejecutadas ante los curas que consentían con rezos e inciensos.
Tras someterlo a torturas para que revele la identidad de sus inmediatos seguidores, los chapetones no lograron una sola delación del líder. Hoy los opresores, someten al mismo tratamiento a los que se oponen a seguir en condición de esclavos.
La única diferencia es que antes se llamaban por su nombre, torturas. Hoy las mismas prácticas tienen nombres artísticos como: medio alternativo de coerción, técnica intensiva de interrogatorios, tácticas de presión e intimidación, métodos de convencimiento.
Antes, los torturadores eran los encargados de la inquisición, hoy esos métodos son empleados por la CIA y otras organizaciones del nuevo imperio que igual que antes se encarga de someter a los pueblos del mundo entero.
Igual que entonces, hoy existen traidores salidos de entre los propios indígenas. En la época de Tupac Katari, hubo uno que entregó al líder y se llamaba Tomás Inkalipe. Hoy los traidores se llaman Román Loayza, Felipe Quispe, Víctor Hugo Cárdenas, Fernando Untoja, Alejo Véliz, Marcial Fabricano, Rufo Calle o Sabina Cuellar.
Le cortaron el cabello, para destruir el símbolo de la energía y la rebeldía. Le cortaron la lengua para acallar su voz y su mensaje de liberación. Le ataron pies y manos a cuatro caballos para descuartizarle.
El cuerpo despedazado de Tupac Katari, fue expuesto para “escarmiento” en diversos lugares. La cabeza en Killi Killi (La Paz), su brazo derecho en Ayo Ayo, el izquierdo en Achacachi, la pierna derecha en Chulumani y la izquierda en Caquiaviri.
Los restos de Tupac Katari y su esposa Bartolina Sisa, fueron convertidos en ceniza que esparcieron para que no quede ni memoria de su existencia. Pero sí, existe memoria. El próximo 6 de diciembre el nuevo Tupac Katari, volverá convertido en millones, acompañado de las nuevas “Bartolinas”.
La profecía era verdad. Tupac Katari está a punto de retornar convertido en los millones anunciados que votarán a favor de la reelección de Evo Morales, tanto en Bolivia como en países del exterior, donde los bolivianos se encuentran exiliados por el neoliberalismo salvaje y depredado

http://alainet.org/active/34497

Anuncios

Goldberg y la policía antimotines

Fortunato Esquivel


El domingo 14 de septiembre de 2008, poco antes de salir expulsado, el embajador de Estados Unidos Philip Goldberg, llamó a los periodistas para lanzar amenazas de venganza. Dijo que la decisión boliviana, “puede traer efectos serios en muchas formas y que su expulsión fue un grave error”.

El pasado viernes, Barack Obama, posesionó al expulsado como nuevo Subsecretario Adjunto para Asuntos de Inteligencia e Investigación del Departamento de Estado, una inmejorable posición para su vendetta, porque aquí no dejó muchos amigos, al margen de los líderes de la Media Luna.

La venganza de Estados Unidos vendrá en ¿muchas formas?  Es probable, porque los organismos de inteligencia de su país están regados en Bolivia bajo las máscaras de ONGs, organismos religiosos y de espionaje liderados por la CIA, que es la encargada de los procesos de conspiración fuera de Estados Unidos.

Antes de salir repudiado como perro con la cola bajo las patas, Goldberg habló de vendetta en muchas formas. Sus mecanismos están instalados bajo la fachada de “proyectos de ayuda” a cargo de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) desde 1961, la Fundación Nacional para la Democracia (NED) desde 1982, sectas protestantes y últimamente Visión Mundial, denunciada en varios países como tapadera de la CIA.

El golpe de los terro-cívicos


Tras la tormenta, siempre sale el sol y las cosas se aclaran. El pasado año, cuando se inició el golpe cívico-prefectural, con los dirigentes cívicos liderando la conspiración, los prefectos ayudando económicamente y Goldberg como principal fogonero, la policía no se abastecía para controlar la revuelta gamonal.
Faltaban los recursos, escaseaban los gases lacrimógenos y se habían acabado los balines, en tanto las hordas de la Unión Juvenil estaban desplazadas en Santa Cruz, Trinidad, Cobija, Tarija y Sucre, provocando los disturbios que el país conoció ampliamente.

Lo que no se sabía es que Goldberg había previsto todo. Sabía que la policía no estaba provista de los recursos antimotines tan necesarios para estos casos. Desde el año 2007, es decir un año antes, había logrado que su gobierno, vetara cualquier compra de materiales antimotines para la policía boliviana.
El pasado sábado, el Ministro de Gobierno, Alfredo Rada confirmó la injerencia del embajador Goldberg, lo que se traduce en una participación directa en el golpe cívico-prefectural, que felizmente se desinfló por la oportuna decisión de su expulsión.

Ese veto, debilitó las labores de la policía, lo que se tradujo en el avasallamiento de sus efectivos en Santa Cruz. El comandante departamental, fue pateado y apaleado por las hordas de la Unión Juvenil Cruceñista. En Sucre la policía rebasada fue expulsada de la ciudad y sus instalaciones incendiadas y destruidas.
La violencia, alcanzó los aeropuertos y la toma de instituciones públicas en los departamentos involucrados con el separatismo. Ahora se va aclarando todo con las revelaciones que van surgiendo a medidas que las investigaciones avanzan y los protagonistas dicen sus verdades, porque algunos se pasaron al proceso de cambio.

El “sistema” mediático

La semana pasada, a raíz de la publicación de un periódico peruano, el sistema mediático nacional claramente alineado con el “orden establecido” por el neoliberalismo, acusó con notas anti periodísticas al gobierno de Hugo Chávez por una supuesta injerencia aprovisionando con “armas” a la policía boliviana.
Ahora se sabe la verdad, por información del Ministro Rada. Ante el veto tramitado por el principal “titiritero” del golpe prefectural, las autoridades tuvieron que recurrir a un gobierno amigo para adquirir el aprovisionamiento necesario de material antimotines para controlar la arremetida de los terratenientes.

Ahora que los protagonistas de las golpizas y apaleaduras, se pasaron al proceso de cambio, será más fácil averiguar cómo y quiénes planificaron el fracasado desmembramiento de Bolivia. Hay razones, más que suficientes, para que sientan preocupación por sus excombatientes separatistas, hoy reconvertidos a la clase de los pobres.


http://alainet.org/active/33978

 

Perdieron otra vez…¿pero..No?

 

Fortunato Esquivel

 

Santa Cruz

 

El 25 de enero, Bolivia corrió a las urnas para aprobar, la nueva Constitución Política del Estado (CPE), dificultosamente elaborada por constituyentes y ajustada en el Congreso Nacional, para gusto de unos y disgusto de otros. En nuestro país, desdichadamente, todo pasa y nada pasa, como lamentaba en el pasado uno de nuestros políticos.

 

La CPE está aprobada, según las reglas del juego. Las minorías, tienen la obligación de someterse a las mayorías. Pero, como en Bolivia “todo pasa”, ya surgieron las voces de quienes no reconocen una tercera derrota en solo tres años.

 

Tras los resultados, los perdedores, comenzaron a tejer nueva teoría sobre un supuesto “empate técnico”. Nuevamente la visión de las dos Bolivia, otra vez el respeto a las regiones que votaron por el NO.

 

Grupos y logias interesadas, no entienden que la votación fue nacional, no por circunscripciones, departamentos o regiones. Los resultados, tienen validez nacional, aunque el SI, hubiera ganado por un solo voto.

 

A los sectores oligárquicos, no les cuece la derrota democrática. Y no les gusta, porque desde el inicio de la república,  vivieron arriba, en el mando del Poder, sin bajar para nada a mirar que grandes sectores vivían en una pobreza espantosa.

 

En los últimos treinta años, gobernaron primero con las dictaduras militares y luego recuperada la democracia, éstos la convirtieron en “democra-dura”, para seguir saqueando los bolsillos del Estado, manejando la cosa pública con puño duro, obstaculizando todos los procedimientos verazmente democráticos, para mantener sus privilegios y distribuir únicamente la pobreza.

 

Con la teoría del “empate técnico”, cualquier día el equipo de Oriente Petrolero, vencerá a Blooming por tres goles a dos y los perdedores reclamarán empate técnico, no admitirán perder por un solo gol, se exigirá respetar los dos goles encajados, por tanto Oriente Petrolero no podrá llevarse los tres puntos así nomás, habrá que negociar para que ceda por lo menos un punto..¿verdad?.

 

Los respetuosos del juego verazmente democrático, esperan que los actuales gobernantes no sigan cediendo a las argucias de ese reducido pero poderoso sector oligárquico, acostumbrado a encumbrar Presidente al tercero en elecciones amañadas o a juntarse para usufructuar la “democracia pactada”, con porcentajes no superiores al 20 y 30%.

 

Con los resultados del 25 de enero, terminaron dos centurias de equivocaciones, de racismo, pobreza y desigualdad. Algo, está terminando y mucho está comenzando en Bolivia en base a una Constitución aprobada por las mayorías. Así de claro.

 

Con el nuevo pacto social aprobado el domingo, el 20% de la población privilegiada, que posee el 80% de la riqueza y los medios de producción, tiene que ceder para equilibrar la posesión de la riqueza. Bolivia es rica y de ninguna manera su destino es la pobreza. El 25 de enero, los bolivianos han firmado el nacimiento jurídico del Nuevo Estado, Bolivia finalmente se descoloniza y deja de ser víctima de cinco siglos de opresión. Eso es lo que está pasando.

 

Termina el latifundio

Si algo está terminando en Bolivia, es el latifundio. Esto es lo que más le duele a las castas privilegiadas. El referendo del 25 de enero, decidió mayoritariamente que nadie debe poseer más de 5.000 hectáreas.

 

Esta es la verdadera razón para el surgimiento de oposiciones, pedidos de concertación y reconocimientos a los sectores votantes por el NO. ¿Algo está terminando?, claro que sí, está terminando la era de los crueles hacendados con pongos y esclavos. Está terminando el latifundio improductivo, inexistente ya en otras latitudes del mundo.

 

Quienes asaltaron miles de hectáreas al amparo de gobiernos de la democra-dura, están alarmados, porque la justicia social les pisa los talones. El nuevo Estado, beneficiará a las mayorías, sin duda. Los minoritarios, quedaron huérfanos con la salida de su principal mentor, el exembajador Philip Goldberg. Y ahora lo están más, con el cambio de los republicanos por los demócratas en Estados Unidos.

 

Millones de campesinos e indígenas, sin tierra, podrán recuperarlas para producir alimentos con el respaldo de créditos provenientes del Banco Sur, ALBA, CAF y el ahorro interno. La justicia social, será posible si la nueva carta magna, es aplicada para privilegiar a los más pobres que estuvieron vendiendo únicamente su fuerza de trabajo.

 

Los que unen y los subversivos

El nuevo pacto social está aprobado, pero el camino no se presenta fácil, los opositores minoritarios, pero con mucho poder económico, seguirán en su empeño por descarrilar la proyección de nueva sociedad visualizada por la mayoría de los bolivianos.

 

Estos sectores, son muy capaces de volver a las calumnias y la violencia para buscar la fragmentación del país entre oriente y occidente, en aplicación de sus dudosas dos visiones. Estos sectores están reclamando, “confederación” de las dos Bolivia, en otras palabras siguen empeñados en el separatismo, siguen en la subversión.

 

Los que unen, tendrán que enfrentar a los subversivos que no aceptan ninguna legalidad. La Bolivia que predica unidad, tendrá que hacer ver a los otros su cansancio por la violencia y que es hora de hacer cumplir la ley.

 

Subversivos como el “cadáver político”, Jaime Paz Zamora, tienen que ser aislados rápidamente. Paz Zamora, que rara vez abandona su afición al alcoholismo, reapareció proponiendo el separatismo de Tarija con la estructuración de un gobierno departamental, blindado ante la nueva Constitución.

 

“Muertos políticos” como éste, están aterrorizados ante la nueva Constitución, pero sobre todo ante la pronta aprobación de la ley que permitirá investigar las fortunas mal habidas. Para “blindarse” ante esta posibilidad, no dudarán en llegar al separatismo como la propuesta que acaba de lanzar. No son pocos los de esta casta.

 

Pese a todo, la “Nueva Bolivia”, está vigente, sólo falta ponerla en marcha acelerada con la aprobación de nuevas leyes. A todos nos toca empujar el carro, porque finalmente es nuestro.

 

Fortunato Esquivel es periodista